Ir al contenido principal

La Estructura del Alma.


El modelo germánico de las partes del alma es mencionado en las Eddas, Óðinn y sus hermanos Vili y Ve le otorgan a Askr y Embla las cualidades del alma, podemos encontrar a continuación una versión más extendida del modelo germánico:



Lík (cuerpo):
El Lík es el cuerpo físico. Esto puede parecer un lugar extraño para comenzar a la hora de considerar el alma, pero la filosofía de nuestros antepasados del norte nos postula con bastante sensatez que el ser humano está destinado a ser un ente completo, con facultades físicas, mentales y espirituales, todas interdependientes e igualmente importantes. El cuerpo es una parte tan importante de la experiencia iniciática como el estado más exaltado de la inspiración divina.

Hamr (piel):
El Lík está permeado por el Hamr, que es el medio que le da forma a la persona. Rige no sólo nuestra apariencia, sino también nuestros gestos y la forma en que nos presentamos. Un buen actor usaría su Hamr para transformarse por completo, para convertirse en una nueva persona para su papel..

Önd (aliento):
El Önd es literalmente el aliento de la vida, el principio animador que fluye a través del Lík y el Hamr, manteniendo al organismo vivo y respirando. No se trata simplemente de los sistemas automatizados que rigen los procesos vitales, también es algo más allá de lo puramente físico, una especie de fuerza de vida que vibra dentro del individuo. Pero también se extiende más allá del individuo, resonando con el principio de la vida a un nivel macrocósmico. Como tal, es una de las vías por la que los impulsos psíquicos pueden ser transmitidos o recibidos. Cualquiera que haya estado presente cuando alguien ha muerto sabrá por experiencia propia que hay una gran diferencia entre un cuerpo vivo y uno muerto y esta diferencia se nota inmediatamente mas alla de la apariencia fisica. Esta diferencia es el Önd.

Hugr (pensamiento):
Esta es la parte del alma simbolizada por uno de los cuervos de Óðinn , Huginn. El hugr es la parte analítica, computacional de la mente, la lingüística y las matemáticas. Se comprende básicamente como las funciones del hemisferio izquierdo del cerebro.

Minni (memoria):
El Minni es la parte reflexiva e imaginativa de la conciencia, esa parte que se comunica a través de imágenes e intuiciones más que por las palabras. Como tal, se rige por sueños y recuerdos (Incluyendo las memorias arquetípicas que residen en el inconsciente colectivo). Corresponde a otro cuervo de Óðinn , Muninn. Se comprende básicamente como las funciones del hemisferio derecho del cerebro.

Óðr (furia, locura):
Huginn y Muninn informan a Óðinn y el Hugr y Minni informan a esa parte de la conciencia que es similar a Óðinn : el Óðr. El Óðr es una condición de la conciencia, acelerada e intensificada, una inspiración divina, una especie de éxtasis o incluso ira en la que los contenidos de la mente son iluminados por la percepción mágica y la perspicacia. Este es el estado de ánimo que es necesario para el funcionamiento efectivo de la magia o la interpretación de las adivinaciones. Es evidente que este estado de la conciencia es más eficaz y fácil de accesar cuando el Hugr y Minni trabajan en armonía, los dos cuervos asesorando al ser de una manera equilibrada.

Fylgja (espíritu guardián):
El Fylgja rodea y toca las otras partes del alma, pero no es en sí misma una parte o una posesión del individuo. Es una esencia que es transpersonal, abarcando las generaciones. El Fylgja puede aparecer a una persona en tres formas: (a) como un animal, (b) como una entidad del sexo opuesto: (cC) como una figura geométrica. Algunas personas tienen muy poca conciencia de su Fylgja. Es posible que algunas personas simplemente no tengan un Fylgja. Un Fylgja es una entidad tutelar, vinculada a un individuo para toda la vida, que responde y obedece a sus acciones y el destino que forje para sí mismo, ofreciendo orientación, según corresponda. Es similar, aunque no idéntico a un Ángel Guardián de algunas tradiciones ocultas. Puede otorgar dones y obligaciones junto con su guía.

Hamingja (suerte):
Para nuestros antepasados, la suerte no era algo al azar, era una virtud positiva y activa en el alma. Este es el reconocimiento de que cuando un individuo actúa con voluntad, pasión y visión, su suerte va a efectuar una influencia sobre el mundo que le rodea, llevándolo hacia el cumplimiento de sus objetivos. Los eventos parecen caer en su lugar como si nada cuando esta facultad se ejerce y lo que antes era difícil se puede lograr a través de la determinación. Algunos héroes a menudo deliberadamente probaban su suerte a través de los juegos de azar.

Sál (alma):
El alma es el nombre dado a la sombra de los difuntos, que parte con nosotros a uno de los mundos de los muertos, para esperar allí el renacimiento en Midgard.

Comentarios