Ir al contenido principal

Los Nueve Mundos del Yggdrasil

   El árbol Yggdrasil es un fresno enorme y frondoso, el más perfecto y hermoso de todos los árboles y también el más grande. Se yergue entre los nueve mundos y los  conecta a todos entre sí. Es el mayor y el más bello de los árboles que existen. Las más altas de sus ramas se extienden por encima del cielo.



    Es un fresno tan gigantesco que sus raíces se hunden en tres mundos diferentes y beben de tres fuentes.

     La primera raíz, la más profunda, llega a Niflheim, el submundo, el lugar que ya existía antes que todos los demás. En el centro del mundo tenebroso se encuentra la fuente Hvergelmir, una estruendosa vorágine que resuena como el agua borboteante de una caldera. El dragón Nidhogg habita esas aguas y no deja de morder las raíces del árbol desde las profundidades.

    La segunda raíz alcanza el reino de los gigantes del hielo y bebe del pozo que pertenece a Mimir.

    Hay un águila que aguarda en las ramas más altas del árbol del mundo y que sabe muchas cosas, y un halcón posado entre los ojos del águila.

    Una ardilla, Ratatosk, vive en la copa del árbol del mundo y hace de mensajera entre Nidhogg, el temible devorador de cadáveres y el águila. La ardilla les cuenta mentiras a ambos y se divierte provocando su ira.

   Hay cuatro ciervos que pacen en las enormes ramas del árbol del mundo y se alimentan de su follaje y su corteza. En la base del árbol viven innumerables serpientes que muerden sus raíces.

     Por el árbol del mundo es posible trepar. Es el árbol del que se colgó Odín cuando decidió sacrificarse; por eso del árbol del mundo es un patibulo, y Odín, el dios de los condenados.

     Los dioses no trepan por el árbol del mundo. Para desplazarse entre los mundos, cruzan el Bifrost, el puente del arco iris. Sólo los dioses pueden desplazarse por el arco iris, cuyo contacto quemaría los pies de los gigantes del hielo y de los troles que intentaran utilizarlo para llegar a Ascargd.

     Los nueve mundos son estos:

Asgard, el hogar de los Aesir, donde Odín tiene morada.
Alfheim, donde viven los elfos.
Nidavellir, llamado a veces Svartalfheim, donde viven los enanos.. Viven bajo las montañas y fabrican sus extraordinarios inventos.
Midgard, el mundo de los hombres y las mujeres, el lugar donde tenemos nuestro hogar.
Jotunheim donde viven, deambulan y tienen sus casas los gigantes de hielo y de las montañas.
Vanaheim, el reino de los Vanir, Los Aesir y los Vanir son dioses unidos por acuerdos de paz, por lo que muchos Vanir viven en Asgard, con los Aesir.
Niflheim, el mundo tenebroso de las brumas.
Muspell, el mundo de fuego donde espera Surtur.
   
   También hay un lugar que lleva el nombre de su soberana: Hel, adonde van los muertos que no perecen con honor en el campo de batalla.

    La última raíz del árbol del mundo bebe de una fuente en Asgard, la morada de los dioses, donde viven los Aesir. Allí los dioses celebran a diaria su consejo y allí se reunirán cuando llegue el fin del mundo, antes de partir hacia la batalla final del Ragnarok. La fuente es el pozo de Urd.

    Existen tres hermanas, las nornas. Son tres juiciosas doncellas que vigilan el pozo y procuran que las ráices de Yggdrasil estén siempre cuidadas y bien cubiertas de tierra. La fuente pertenece a Urd una de las trres nornas. Urd es el destino y representa el pasado. Junto a ella se encuentran Verkandi, el presente, cuyo nombre signfica "devenir" y Skuld, "las intenciones", cuyo dominio es el futuro.

    Las nornas deciden lo que sucederá en nuestras vidas. Hay otras nornas además de estas tres: nornas gigantes, élficas y enanas, nornas de los vanir, nornas buenas y nornas malas, y nuestro destino depende de sus decisiones. Algunas nos conceden una buena vida, mientras que otras nos reservan una vida difícil, o breve, o llena de vicisitudes.

    Ellas deciden nuestro destino, allá, junto al pozo de Urd.

Comentarios